YOGA EMBARAZO TERCER TRIMESTRE 

vientre embarazada

YOGA EMBARAZADAS TERCER TRIMESTRE

El yoga para mujeres embarazadas en el tercer trimestre tiene como objetivo la preparación para el parto.

Con estas posturas lo que se busca es que el bebé se vaya acomodando durante las últimas semanas.

El objetivo es que estés preparada tanto física como mentalmente para la llegada de tu bebé. La práctica del yoga nos ayudara durante el parto.

 

Debes tener en cuenta que ya estás en el tramo final y, por lo tanto, debe tener más cuidado. 

Bebe mucho antes y durante los ejercicios, mantente bien hidratada.

De hecho, es muy recomendable que aunque no tenga mucha sed, bebas agua constantemente. 


A medida que avanza el embarazo, debes disminuir la duración de las posturas, ya que te cansarás más fácilmente.

 
Nunca fuerces tu cuerpo, ya que esto solo puede ser perjudicial, tanto para ti como para el bebé. 


La función del yoga es aprender técnicas que pueden ayudarte con las contracciones y la respiración durante el momento de parto. Te hace ver la realidad de los cambios que experimentará tu cuerpo cuando llegue este nuevo milagro de la vida. 

vientre embarazada

LAS MEJORES POSTURAS DE YOGA PARA EL TERCER TRIMESTRE DE EMBARAZO

1:Postura del triángulo: 

Sentada en el suelo, deberás poner las piernas en forma de diamante. La espalda permanecerá recta y podrás poner las manos sobre tus tobillos para poder descansar tus brazos.

La respiración en esta postura es muy importante para conseguir abrir tu zona pélvica.

2.Posición de montaña:

Debes estar de pie  con las piernas ligeramente separadas para que queden planas con las caderas. Mientras tanto,  los brazos quedan a un lado y la espalda recta. La cabeza debe estar recta con la frente apuntando hacia adelante en un punto fijo.  si necesitas equilibrar tu cuerpo balancea el peso para que  cambie de un pie a otro. Este ejercicio debe realizarse durante un minuto. 

3.Postura de Dandasana:

mientras está acostada, estira las piernas con los dedos de los pies activos y hacia arriba. Usa sus manos para empujar sus rodillas hacia abajo. Con las manos a los lados y las palmas de las manos en la superficie sobre la que estás acostada, enderece la columna y mantenga la mirada fija a un punto fijo y respira con fluidez.

4.Postura lateral sobre silla

Girando sobre nuestra cadera y apoyando el brazo contrario sobre una silla, conseguiremos estirar toda nuestra zona costal.

Esta postura nos permite descargar la espalda y así poder liberar más espacio en la zona del feto. 

El yoga en el tercer trimestre es muy importante, incluso si el cuerpo (y la mente) están más cansados  y tienen mayores dificultades de movimiento. Es muy beneficiosa una práctica adaptada al estiramiento de piernas, espalda y caderas para aliviar las molestias de la ciática, así como posturas de apertura de cadera que dejan espacio para el bebé y ayudan en la preparación para el parto. 

En esta fase final del embarazo, en la que aparecen miedos, nervios e incertidumbres sobre el parto y el futuro con el bebé, realizar prácticas de meditación, guiadas o no por una maestra, brindará calma y serenidad y control de las emociones, sacando nuestra fuerza interior y . esperando con optimismo y confianza. 

En definitiva, seguro que después de un tiempo de hacer yoga y construir un hábito notarás los beneficios en tu cuerpo y mente y no querrás rendirte. Antes y después del parto. 

BENEFICIOS DEL YOGA EN EL TERCER TRIMESTRE